Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Secciones

Pepa Luís

Experta en género, asociacionismo, formación en valores y calidad

Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Noticias La Igualdad; justicia y rentabilidad

La Igualdad; justicia y rentabilidad

la igualdad de oportunidades además de ser cuestión "de justicia", también es económicamente rentable

Santander, 4 ago.- Representantes de instituciones públicas defienden la igualdad de oportunidades como "de justicia", pero reivindican también su rentabilidad económica y que la sociedad sea consciente de ello. "Mientras la conciliación se siga viendo como cosa de mujeres vamos mal", se avisa desde el Instituto de la Mujer.

El Ministerio de Igualdad organiza estos días un encuentro en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) sobre la igualdad en las empresas, la brecha salarial y la conciliación.

Para la directora del Instituto de la Mujer, Carmen Plaza, la rentabilidad económica de la igualdad que reclama no se queda en meras declaraciones, y esgrime datos.

Según explica, esta tesis está avalada por informes de organismos como la OCDE, el Banco Mundial o el FMI, con estimaciones que apuntan a que, si en Europa se hubiera alcanzado la igualdad "real", el PIB se incrementaría hasta un 14 %.

Plaza incide en que la aportación de la mujer a la economía es "imprescindible" desde puntos de vista variados, por la eficacia y porque ofrece "soluciones creativas".

"Está demostrado que ahí donde hay más mujeres los resultados económicos de las empresas son mejores, y también el clima laboral", ha resaltado a Efe.

Pese a ello, la tasa de actividad femenina está por debajo de la de los hombres mientras el paro es superior en las mujeres, que además tienen mayor número de contratos parciales por la necesidad de conciliar.

 

"Mientras la conciliación se siga viendo como cosa de mujeres vamos mal, y las mujeres jugamos en una segunda liga profesional", ha alertado la directora del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades.

Desde la Administración se están impulsando medidas en favor de la conciliación y la corresponsabilidad, y para ello se está mirando a otros países como Noruega, tratando de compartir ideas y experiencias.

Pero el intercambio es bidireccional, ya que, según Plaza, Noruega también se está fijando en medidas españolas, por ejemplo para fomentar el emprendimiento o en el ámbito de la lucha contra la violencia de género.

En este foro también ha intervenido el ministro consejero de la Embajada Noruega en España, Lars Andersen, quien ha aludido a la importancia de una ley aprobada en 2003 en su país "para romper el techo de cristal" y aumentar la presencia de mujeres en cargos directivos.

A su juicio, la conciliación y la flexibilidad en la jornada son fundamentales porque el resultado es beneficioso para toda la sociedad.

La consejera de Presidencia y Justicia de Cantabria, Leticia Díaz, también ha defendido las medidas de flexibilidad para favorecer la conciliación y la integración de las mujeres en puestos de responsabilidad, y ha avisado de que hay que "reconocer" que algo se está "haciendo mal".

"Algo debemos de estar haciendo mal cuando los más interesados en escuchar lo que tenemos que decir aquí no están", ha lamentado Díaz, que ha precisado que se estaba refiriendo al "alto porcentaje" de directivos de empresas "que no saben todavía" que contar con mujeres en puestos de responsabilidad "mejora" los resultados de los negocios.

La titular de Presidencia de Cantabria, que tiene las competencias de Igualdad, ha avisado de que "el punto de partida" en esta cuestión "es ya deficitario".

"Tenemos que ver la manera de que quien no se lo cree se lo empiece a creer", ha manifestado Díaz, quien, a la vez, remarca que "el talento no está asociado a ningún sexo".

A su modo de ver, las empresas deben integrar a las mujeres en sus direcciones no por cuestiones "éticas" o "estéticas", sino "por actuar de forma inteligente".

(Agencia EFE)

Boletín de novedades
Correo electrónico

Más información
Empresaria comprometida con la igualdad, la ecología y la educación en valores

Basta de violencia machista