Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Secciones

Pepa Luís

Experta en género, asociacionismo, formación en valores y calidad

Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Noticias Actividades para prevenir la violencia de género

Actividades para prevenir la violencia de género

Juegos y actividades lúdico educativas de prevención, para todas las edades

La Violencia de Género se ha convertido en uno de los más grabes problemas de nuestra sociedad, un problema que no deja de arrojar cifras de muertes y de familias destrozadas. Un problema que aumenta, a pesar de los esfuerzos que se realizan para sensibilizar a la sociedad, reforzar su denuncia, desprestigiar socialmente a los maltratadores...

La dificultad para erradicar estas situaciones se encuentra en sus causas ¿Por qué se produce la violencia de género? ¿Por qué algunos hombres se consideran con derecho a acabar con la vida de una mujer? Existe mucho debate y poco acuerdo entorno a las causas de la violencia machista. Pero ya existe un gran consenso en que sus causas se encuentran en nuestra base educativa. Nos educan y educamos en los principios machistas de la sociedad. Transmitimos ideas, aptitudes y comportamientos que se articulan entorno a la superioridad de los hombres y/o sus privilegios: cuando una abuela pone la mesa, sigue poniendo el plato más lleno al hombre, aunque lleve parado tres años y sea su mujer la que se "eslome" cada día, para llevar adelante su casa y su familia; cuando una chica empieza a salir con un chico, espera de éste cierto grado de control, como síntoma de su amor; las responsabilidades domésticas y familiares siguen entendiéndose como una cuestión meramente femenina, al margen de que las mujeres se incorporen o no al trabajo remunerado, al margen de que sean ellas las que mantengan a su familia, al margen de que se encuentren enfermas; al margen de toda lógica.

¿Y esto que tiene que ver con la violencia de género? Todo: la diferencia de roles entre lo femenino y lo masculino, se sustente en un modelo social caduco, que solo produce desdicha e infelicidad. El hombre como sustentador de la economía familiar, con poder sobre todo y sobre todos (fundamentalmente sobre todas), único con capacidad para decidir sobre las directrices de su familia; la mujer como persona sin capacidad para desenvolverse por sí misma, dependiente económicamente de un hombre, sin trabajo remunerado o con él (de manera secundaria, como complemento de la economía familiar), única responsable del hogar y la familia: Esta es la verdadera esencia de la violencia de género.

Cada mujer educada como una débil princesa, que debe esperar a un príncipe azul que se case con ella y la mantenga, en una víctima potencial de la violencia de un hombre que la considere de su propiedad.

Cada hombre educado como un fuerte príncipe, sin derecho a llorar ni sentir, convencido de que una mujer tiene que "servirle" y cubrir sus necesidades básicas, será un maltratador en potencia.

Cada chiste que desprestigie a la mujer de manera genérica, cada refrán machista colgado en la pared, cada serie infantil que reproduzca estos modelos, cada familia que vive con estos comportamientos... todo ello está alimentando la aparición de la violencia de género.

La violencia de género se esconde y se alimenta en nuestras costumbres, nuestros hábitos cotidianos, las celebraciones familiares, los juguetes, etc. Por eso es tan difícil de erradicar.

Si queremos eliminarla, de verdad, es indispensable cambiar nuestros hábitos, nuestras costumbres y la manera en la que educamos a nuestros hijos e hijas.

El único "jarabe" que cura la violencia machista, es la educación igualitaria: educación, educación, educación.

Por ello, hemos diseñado un conjunto de actividades educativos creadas específicamente para prevenir la violencia de género entre menores, adolescentes y jóvenes. Conócela

Boletín de novedades
Correo electrónico

Más información
Empresaria comprometida con la igualdad, la ecología y la educación en valores

Basta de violencia machista